5 tipos más comunes de dispositivos termofotovoltaicos.

Descubre los 5 tipos más comunes de dispositivos termofotovoltaicos y su funcionamiento. Aprovecha la radiación térmica para generar electricidad.

Dispositivos Termofotovoltaicos: Una Visión General

Los dispositivos termofotovoltaicos (TPV, por sus siglas en inglés) son una tecnología emergente que combina los principios de la termoelectricidad y la fotovoltaica para generar electricidad a partir de la radiación térmica. Estos dispositivos son capaces de convertir directamente la energía térmica en energía eléctrica utilizando la radiación infrarroja emitida por una fuente de calor.

El funcionamiento de los dispositivos TPV se basa en el principio de emisión térmica, también conocido como efecto Seebeck. Este principio establece que cuando dos materiales con diferentes propiedades eléctricas se encuentran en contacto y a diferentes temperaturas, se genera una diferencia de potencial eléctrico. Al colocar una unión de este tipo en un entorno de alta temperatura y aprovechar la radiación infrarroja, se puede generar electricidad.

Tipos de Dispositivos Termofotovoltaicos

Existen diferentes tipos de dispositivos termofotovoltaicos que se utilizan en diversas aplicaciones. A continuación, presentamos los cinco tipos más comunes:

1. Células TPV de Banda Ancha

Estas células son las más comunes y se utilizan en aplicaciones de generación de energía térmica a electricidad. Están diseñadas para capturar la radiación térmica en un amplio rango de longitudes de onda y convertirla en electricidad. Las células TPV de banda ancha son versátiles y pueden utilizarse en diversas fuentes de calor, como quemadores de gas o generadores de energía solar térmica.

2. Células TPV de Banda Selectiva

Las células TPV de banda selectiva están diseñadas para capturar selectivamente ciertas longitudes de onda de radiación térmica. Esto permite un mayor rendimiento y eficiencia energética al enfocarse en las longitudes de onda más intensas y aprovechar al máximo la radiación térmica disponible. Estas células se utilizan comúnmente en aplicaciones de recolección de energía solar térmica y sistemas de calefacción solar.

En la próxima parte de este artículo, exploraremos otros tres tipos comunes de dispositivos termofotovoltaicos y discutiremos algunas de sus aplicaciones prácticas en el mundo actual.

Dispositivos Termofotovoltaicos: Una Visión General

Los dispositivos termofotovoltaicos (TPV, por sus siglas en inglés) son una tecnología emergente que combina los principios de la termoelectricidad y la fotovoltaica para generar electricidad a partir de la radiación térmica. Estos dispositivos son capaces de convertir directamente la energía térmica en energía eléctrica utilizando la radiación infrarroja emitida por una fuente de calor.

El funcionamiento de los dispositivos TPV se basa en el principio de emisión térmica, también conocido como efecto Seebeck. Este principio establece que cuando dos materiales con diferentes propiedades eléctricas se encuentran en contacto y a diferentes temperaturas, se genera una diferencia de potencial eléctrico. Al colocar una unión de este tipo en un entorno de alta temperatura y aprovechar la radiación infrarroja, se puede generar electricidad.

Tipos de Dispositivos Termofotovoltaicos

Existen diferentes tipos de dispositivos termofotovoltaicos que se utilizan en diversas aplicaciones. A continuación, presentamos los cinco tipos más comunes:

1. Células TPV de Banda Ancha

Estas células son las más comunes y se utilizan en aplicaciones de generación de energía térmica a electricidad. Están diseñadas para capturar la radiación térmica en un amplio rango de longitudes de onda y convertirla en electricidad. Las células TPV de banda ancha son versátiles y pueden utilizarse en diversas fuentes de calor, como quemadores de gas o generadores de energía solar térmica.

2. Células TPV de Banda Selectiva

Las células TPV de banda selectiva están diseñadas para capturar selectivamente ciertas longitudes de onda de radiación térmica. Esto permite un mayor rendimiento y eficiencia energética al enfocarse en las longitudes de onda más intensas y aprovechar al máximo la radiación térmica disponible. Estas células se utilizan comúnmente en aplicaciones de recolección de energía solar térmica y sistemas de calefacción solar.

3. Células TPV de Baja Temperatura

Estas células están diseñadas para operar en entornos de baja temperatura, lo que las hace ideales para su uso en aplicaciones como la refrigeración termoeléctrica. Aprovechan la radiación térmica de baja temperatura, como la emitida por equipos de refrigeración, para generar electricidad y alimentar dispositivos de baja potencia.

4. Células TPV de Alta Temperatura

Contrariamente a las células TPV de baja temperatura, las células TPV de alta temperatura están diseñadas para operar en entornos de alta temperatura, como hornos industriales o motores de combustión interna. Estas células son capaces de capturar y convertir eficientemente la radiación térmica de alta temperatura en electricidad, lo que las hace adecuadas para aplicaciones industriales y automotrices.

5. Células TPV de Conversión Té